Categoría de blog

Categoría de blog

nuevos productos
nuevos productos

SUBWOOFER ACTIVO 7" POLK...

Precio 259.990 $ Precio base 299.990 $

SOUND BAR BLUETOOTH C/ALEXA...

Precio 299.990 $ Precio base 349.990 $

KIT ADVANCE/KLIPSCH...

Precio 1.449.990 $ Precio base 1.599.990 $

KIT ADVANCE/KLIPSCH...

Precio 1.699.990 $ Precio base 1.849.990 $
Todos los productos nuevos
Introducción a los parlantes I -Drivers-

Introducción a los parlantes I -Drivers-

El conjunto de partes que vibran y generan sonido son denominadas “driver”, también conocidos como transductores electroacústicos o controladores.

 

Recuerda que el sonido no es más que la vibración del aire y se produce cuando el diafragma (que es una membrana de los drivers) mueve el aire que tiene a su alrededor.

partes-altavoz.gif

 

En principio, los parlantes se componen de un imán (que provee el campo magnético para que la bobina se mueva), una bobina (que mueve el cono de reproducción) y de un cono de reproducción (que hace vibrar el aire en frente de su superficie).

En cuanto al imán, existe el paradigma de que entre más grande y pesado sea, mejor son los parlantes.

Esta sentencia puede funcionar en algunos casos, pero no siempre.

Sucede que algunos imanes son hechos de un compuesto de ferrita o de estroncio, lo cual les alivia el peso y les mejora la calidad de reproducción.

 

Más que por el peso, la calidad de un parlante también responde a la capacidad de movimiento del cono que también depende del campo magnético propuesto por el imán.

El problema se centra en que un gran imán puede manejar grandes dosis de potencia, pero puede quedarse corto a la hora de reproducir tonos graves.

Entonces, cómo elegirlos? Salvo por oírlos en funcionamiento, es poco lo que indican las especificaciones técnicas.

En cuanto a las Bobinas, generalmente consiste en un fino embobinado de cobre esmaltado que se mueve entre el imán y el centro de hierro.

La bobina se moverá más en la medida en que se le suministre más potencia de la unidad de sonido y, por consiguiente, es de donde podrían venir los daños por sobrecarga, el fino alambre se recalienta y se quiebra. De ahí que algunos parlantes de alta potencia vengan ventilados por aire o sus bobinas sumergidas en aceite refrigerante.

 

Algunos parlantes vienen con bobinas dobles pero no se ha demostrado que incrementen la eficiencia de la respuesta ni la calidad del sonido.

Los conos tradicionalmente vienen hechos de papel o tela, aunque últimamente de titanio, Kevlar y otros compuestos a base de polímeros.

 

Los materiales se usan en virtud de la calidad de sonido que se requiera (o se pueda pagar), pero en general se puede decir que los materiales gruesos se usan para parlantes que vayan a reproducir bajas frecuencias y los delgados, las altas frecuencias.

Por ejemplo, los de papel polimerizados se usan en woofers y subwoofers, mientras que el titanio en los tweeters.

 

Hay muchísimos tipos de drivers diferentes en función de su construcción: electrostáticos, balanceados…aunque los más populares son los drivers dinámicos.

La mayoría de los parlantes solo tienen un tweeter y un woofer, aunque si subimos de gama, nos encontraremos con muchos parlantes con 3 o mas drivers combinados para conseguir un mejor sonido.

 

Normalmente por funcionalidad, nos encontramos con tres tipos de drivers:

 

Tweeter (agudos)

Son los más pequeños y nunca jamás faltan en un parlante. Reproducen las frecuencias agudas y a pesar de su intensidad son el driver más susceptible a «colapsar» dado las frecuencias tan altas con las que vibra (entre 2.000 y 20.000 hercios dependiendo del modelo). Los drivers dinámicos de tweeters suelen tener una estructura de cúpula y podemos encontrarlos de cúpula blanda o cúpula rígida:

Cúpula blanda: se suelen emplear materias textiles, como la seda u otras fibras. Los agudos no tienen tanto detalle como los obtenidos con cúpula rígida dado que ofrece menor resistencia a las ondas pero el sonido es muy natural.

Cúpula rígida: pueden estar fabricadas con metales como el titanio o el aluminio. También es posible encontrarlos de cerámica. El tipo de material utilizado en la cúpula rígida afecta más íntimamente al sonido: Un tweeter de titanio no sonará igual que uno de aluminio.

Squaer (medios) 

El segundo más común y a menudo encargado de simular los sonidos más graves a falta de un woofer dedicado. Su tamaño es intermedio y trabaja en frecuencias de 1.000 u 4.000 Hz. Podemos encontrarlos en forma de cono o de cúpula según el fabricante.

Woofer (graves)

Los drivers de mayor tamaño y generalmente también los más pesados de los tres. Se mueven en frecuencias menores a 4.000Hz, es común que ronden entre 40 y 1.000Hz. Un equipo con un driver dedicado a los tonos de frecuencia profunda enriquece mucho más el sonido, aunque por su amplio registro se considera que puede abarcar frecuencias de bajas a medias según el modelo.

Los graves siempre tienen una especial relevancia dado que son los que aportan «cuerpo» al sonido. A diferencia de los tweeters, woofers y subwoofers se fabrican en forma de cono.

Subwoofer (subgraves)

Este cuarto, generalmente no esta incluido en el parlante y por su nombre, a veces es confundido con el woofer. Este driver se mueve en frecuencias de 20 a 200 Hz y es el más profundo de toda la escala. Generalmente en el ámbito comercial se suele generar confusión dado que hay woofers con frecuencias muy bajas que pueden pasar por subwoofer al ojo inexperto. 

 

 

Si hablamos de audífonos, la mayoría solo tienen un driver y es cuando subimos de gama cuando empiezan a incorporar más (normalmente dejan de ser dinámicos porque ocupan mucho espacio).

 

Ten en cuenta, que no porque un driver sea más grande, va a ser mejor. No siempre por tener más drivers un parlante o un audífono va a ser mejor, hay muchas más cosas a tener en cuenta y que expondremos en futuros capítulos… no solo importa el tamaño…

Todos los comentarios

Deja una respuesta