Categoría de blog

Categoría de blog

nuevos productos
nuevos productos

AUDíFONOS BLUETOOTH IN EAR...

Precio 49.990 $ Precio base 59.990 $

AUDíFONOS BLUETOOTH OVER...

Precio 349.990 $ Precio base 399.990 $

AUDíFONOS BLUETOOTH OVER...

Precio 229.990 $ Precio base 299.990 $

TORNAMESA AUTOMÁTICA...

Precio 999.990 $ Precio base 1.149.990 $
Todos los productos nuevos
Subwoofers ¿Los necesito?

Subwoofers ¿Los necesito?

Para algunos es la pieza más importante de un sistema de cine en casa, para otros una caja enorme e innecesaria que exagera demasiado los sonidos. Para la mayoría un elemento más de nuestro home cinema que nos permite mejorar la calidad global del sonido a bajas frecuencias.

1366_2000.jpg

El subwoofer o parlante para frecuencias graves tiene dos misiones básicas: reproducir sin distorsión frecuencias a las que el resto de altavoces no son capaces de llegar y reproducir el sonido almacenado en las pistas de audio “.1” de los formatos multicanal.

Este “.1” es también conocido como canal de efectos de bajas frecuencias o LFE y en él nos encontramos sonidos de sub-graves (por debajo de unos 40 Hz) cuyo objetivo es hacer vibrar al espectador en efectos como explosiones y disparos, pero también recrear un ambiente realista reproduciendo los sonidos de muy baja frecuencia de motores, estancias cerradas, escenarios de exterior, etc.

Las primeras pistas de audio que integraban este canal LFE lo usaban de forma esporádica y sólo para resaltar ciertos momentos clave de la acción. Sin embargo, en la actualidad la mayoría de las películas lo usan de forma casi continuada no sólo para reforzar algunos sonidos, sino más bien para recrear una escena sonora realista.

049ac3_cfc959d9c36e4d8bba1b39264b108d49~mv2.jpg

Esto ha hecho que se hayan convertido en un elemento casi esencial de todo buen sistema de cine en casa que se precie. Y decimos casi porque puede ser sustituido en algunos casos por los parlantes frontales, si éstos son capaces de reproducir bajas frecuencias sin problemas y el receptor A/V soporta la opción de pasar el canal LFE a los frontales.

Tipos de subwoofers

Podemos distinguir fundamentalmente dos tipos de subwoofers (sin entrar en formas, colores, potencia, formatos o tipología de cajas, etc.), los pasivos y los activos.

Los primeros, como su nombre indica, no tienen elementos activos de amplificación que les doten de la potencia suficiente como para producir sonido. Son, por así decirlo, un transductor metido en una caja, algo similar al resto de bafles frontales, centrales y de efectos, pero enfocado a la reproducción exclusiva de bajas frecuencias.

Los pasivos, por tanto, necesitarán de un amplificador externo que les proporcione la potencia eléctrica necesaria para mover su membrana y producir el sonido. No tienen controles de volumen ni de fase o frecuencia, algo que deberemos gestionar desde el receiver A/V o desde el amplificador que usemos para alimentarlos.

MH-MS-10-1.jpg

Los subwoofers activos, por el contrario, cuentan con una etapa de amplificación integrada generalmente en la propia caja acústica. Suelen ser los más frecuentes de encontrar en el mercado, ya que incorporan todo lo necesario para ponerlos a funcionar desde el primer minuto, con sólo conectarlos a la toma eléctrica y al receptor.

Además suelen incorporar funcionalidades extra como control de volumen, control de fase, gestión de la frecuencia de corte, realce de ciertas frecuencias graves, incluso sistemas de encendido y apagado automático, mando a distancia o comunicación inalámbrica con el receptor.

91Rrdn0UKUL._AC_SL1500_.jpg

Características de un buen subwoofer

Un buen parlante de graves debería ser capaz de reproducir idealmente todas las frecuencias hasta casi cero Hz sin distorsión y con una presión acústica suficiente. Esto no suele suceder, ya que reproducir frecuencias por debajo de 10 o incluso de 20 Hz sin distorsión (o con una distorsión no perceptible) es bastante difícil.

Tanto que la mayoría de receicer del mercado filtran las señales de baja frecuencia con las que trabajan (muchos ponen el límite real en unos 5 o 10 Hz) y una gran parte de los subwoofers activos que podemos encontrar en las tiendas tienen filtros subsónicos que trabajan con señales de hasta 20 o 25 Hz para proteger al parlante de las frecuencias más bajas.

Y es que trabajar a frecuencias menores hace que, en general, los parlantes tengan que esforzarse mucho para dar un sonido sin distorsión y que sea relativamente sencillo que salgan de la zona lineal de funcionamiento, dependiendo de sus características y de cómo esté construida la caja, favoreciendo la posible rotura del altavoz (o reduciendo su vida útil) si lo ponemos a volúmenes elevados.

Esto no quiere decir que un subwoofer filtrado a 20 o 25 Hz sea malo, es más, en la mayoría de instalaciones domésticas puede que el resultado sea más satisfactorio que uno de gama completa, ya que este último tenderá a producir vibraciones indeseadas en objetos y elementos decorativos de la habitación (muebles, estanterías, lámparas, cuadros, e incluso suelo y paredes) que aunque llamativas en una primera escucha, con el tiempo nos llegarán a cansar.

kube-subwoofer-header.jpg

Creemos que un buen subwoofer para cine en casa debería ser capaz de bajar de forma pasiva, sin contar con la acústica de las sala y sin problemas de distorsión hasta frecuencias de unos 30-35 Hz con caídas de unos 3-6 dB y llegar a unos 20 Hz con caídas máximas de unos 9 dB (por supuesto luego todo esto es ecualizable).

Para lograr estos requisitos tendremos que tener un driver de por lo menos 8 pulgadas, siendo recomendable uno (lo óptimo sería tener 2 o 4 subwoofers, aunque esto se escapa de las posibilidades de la mayor parte de salas domésticas no dedicadas) de 10, 12 e incluso de 15 pulgadas si podemos permitirnos instalarlo.

En cuanto a la forma de la caja, al reproducir frecuencias muy bajas, las longitudes de onda serán más altas que el tamaño de la caja, por lo que sirven perfectamente formas cúbicas y rectangulares.

Con respecto al formato de diseño, lo habitual en el mercado es encontrar subwoofers de tipo bass-reflex (sobre todo en los de menos pulgadas) o con elementos pasivos que permiten bajar más en frecuencia, pero tienen la contrapartida de introducir un retardo de grupo en el sonido final que en ocasiones puede llegar a ser molesto dando la sensación de un sonido más blando, con menos pegada, o incluso dificultar la ubicación de la caja en la sala.

Con un subwoofer en caja sellada conseguiremos generalmente un sonido con más impacto, con más pegada, aunque probablemente perdamos algo de extensión en bajas frecuencias (algo que por otra parte es solucionable con ecualización y que generalmente no es necesario si como hemos dicho antes llegamos bien hasta los 30-35 Hz).

Con respecto al corte en alta frecuencia, lo normal es trabajar hasta frecuencias de entre 100 y 200 Hz, punto a partir del cual la señal LFE de las pistas de audio deja de tener contenido en la mayoría de los casos.

kef-kube-10b-caisson-graves-subwoofer-kef-lsx-kef-ls50-wireless.jpg

¿Y para música?

Para cine sin dudas te recomendamos un subwoofer (o dos), pero para un equipo de Alta fidelidad la presencia de un subwoofer no nos parece imprescindible porque la música habitualmente no conlleva la reproducción de frecuencias tan bajas como las que requiere, por ejemplo, una explosión en una película.

 

Hay instrumentos con un registro grave muy evidente, como el bajo o el contrabajo, por ejemplo, pero una caja acústica de cierta calidad debería poder reproducirlos de forma creíble sin necesidad de desplazar mucho aire. Un subwoofer puede mejorar el rendimiento de un equipo de música si utilizamos unos monitores con una extensión en graves muy limitada. De lo contrario es preferible destinarlo a nuestro equipo de cine en casa.

 

Esto es una opinión ya que también creemos que la música hay que oírla como a uno le guste y si esto incluye extra bajos. Pues bienvenido subwoofer.

 

 

 

Todos los comentarios

Deja una respuesta